ACCEDE A MI WEB RELACIONES INTERPERSONALES EN LA EMPRESA

domingo, 11 de marzo de 2012

DONDE MANDA MARINERO, MANDA PATRÓN


No pretendo contradecir el refranero, pero sí quiero profundizar en la esencia de mandar, en destacar a quien de verdad manda. Mandar, como bien sabemos, mandamos todos, en distintos momentos, en distintas circunstancias; somos propensos a ordenar, dirigir, exigir.

¿Puede un simple marinero, mandar en alguien o en algo? Podemos asegurar que sí. Un marinero puede y debe mandar sobre sí mismo; sobre sus responsabilidades, sus valores y compromisos laborales. Luego si cada marinero manda sobre sus actos en el ámbito de sus funciones profesionales ¿ En quién manda el patrón? La respuesta es muy sencilla, el patrón manda en sí mismo.

Una vez, ha conseguido conocerse y aprender el verdadero sentido y esencia del “ordeno y mando”, puede el patrón navegar en alta mar, con la confianza y la seguridad de contar con una tripulación comprometida con el objetivo de la empresa.

Cualquier observación, sugerencia, asesoramiento, por parte de uno de los marineros que componen el equipo, es tan importante, que más de un naufragio han evitado. ¿Escucha el patrón, la opinión de un simple marinero?, ¿Puede navegar en solitario el patrón, con dos ojos, dos oídos y un cerebro limitado? No vamos a discutir que el timón lo dirige el patrón, pero en alta mar, cuando aparece la marejada, surgen muchos problemas que pueden suponer, en la soledad del patrón, que el barco navegue a la deriva.

Si en un barco, cada miembro de la tripulación, manda en su parcela de responsabilidades, con la libertad de poder comunicar al patrón cualquier sugerencia, proponer cambios para mejorar el buen desempeño de su trabajo, tengan ustedes la certeza de que en esa embarcación hay un buen patrón que manda de verdad.
Un estilo de liderazgo basado en la integridad, la coherencia, los valores democráticos, garantiza el éxito de un equipo de trabajo comprometido con los objetivos de la empresa.

El rendimiento del patrón será mayor cuanto más implicados estén los marineros en la buena navegación del barco en el que todos mandan. No pretendamos mejorar el rendimiento organizacional, si no mejoramos el rendimiento individual de cada miembro de la tripulación.

Conversaba un día con el patrón de la embarcación pesquera Mar de Alborán, sobre qué estilo de dirección utilizaba, y no dudó un ápice en asegurar que él delegaba en cada miembro de la tripulación, confiando totalmente en el buen hacer de cada uno de ellos, sabiendo que en los momentos de dificultad, el equipo es el que responde. José Salmerón me dijo “no hay embarcación grande para la mar”, y yo digo “no hay empresa grande en el mar”. Lo que sí existe, son grandes equipos de trabajo que garantizan dar el cien por cien en los momentos de marejada.












                                 WHERE TO SEND SAILOR, SEND PATTERN

I do not intend to contradict the saying, but I want to delve into the essence of command, in highlighting who really rules. Mandar, as we know, we sent all at different times, in different circumstances, we are inclined to order, direct, require ...

Can a simple sailor, send in someone or something? We can ensure itself. A sailor can and should rule over himself, over his responsibilities, values ​​and work commitments. Then if every sailor sends over their actions in the field of their professional duties Who do you send the pattern? The answer is simple, the pattern itself sends.

Once, he got to know and learn the true meaning and essence of the "command and control", the pattern can sail the high seas, with the confidence and security of having a crew committed to the goal of the company.

Any comments, suggestions, advice, by one of the sailors who make up the team, is so important that more than one wreck have been avoided. Do you hear the pattern, the opinion of a common sailor?, Can sail solo pattern, with two eyes, two ears and a brain limited? We will not discuss the rudder directs the pattern, but at sea, when the tide appears, there are many problems that can be expected, in the solitude of the pattern, the boat go adrift.

If a ship, each crew member, send in your plot of responsibilities, with the freedom to communicate to the employer any suggestions, propose changes to improve the performance of your good work, you have the certainty that in that boat there a good pattern that really sends.

A style of leadership based on integrity, consistency, democratic values, ensuring the success of a team committed to company goals.

The performance of the pattern will be greater the more involved they are in the right sailors sailing boat where all the shots. Not pretend to improve organizational performance, if we do not improve the individual performance of each crew member.

Talking one day with the pattern of the Alboran Sea fishing boat on what management style used, and did not hesitate one bit to ensure that he delegated to each member of the crew, relying entirely on the good work of each, knowing that in times of difficulty, the team is constituted. Jose Salmeron said "no big boat to the sea", and I say "no large company in the sea." Instead, there are large teams that guarantee one hundred percent give in times of storm surge.